Blog

Diferencias entre BUEN diseño web y MAL diseño web

Diferencias entre BUEN diseño web y MAL diseño web

Ya no estamos en 1998. Incluso en un país pequeño como Uruguay, los negocios de hoy en día necesitan un sitio web que haga algo más que simplemente verse bien. Debe ser utilizable, funcional y atractivo. Debe tener un objetivo claro en mente, satisfacer las expectativas de la audiencia, y proporcionar la información adecuada – a los clientes potenciales y a los motores de búsqueda.

Muchos diseñadores no lo hacen muy bien. Sorprendentemente, incluso algunos de los diseñadores de más alto perfil  no son capaces de cumplir con estos principios básicos. Si está buscando un diseñador de sitios web de calidad, en Júbilo Estudios le proporcionamos un desarrollo de alto nivel, donde cuidamos cada uno de los detalles. Vealo por usted mismo en nuestro Portfolio de trabajo.

Aquí le brindamos en visión general, lo que constituye un buen y mal diseño web para que usted sepa lo que hay que tener en cuenta:

Buen Diseño Web

El propósito clave de cualquier sitio web es proporcionar información, y eso significa que un buen sitio web debe proporcionarla de una manera eficiente y fácil de encontrar. Los visitantes deben tener todo lo que necesitan al alcance de la mano sin necesidad de buscar y buscar. Una navegación simple y efectiva es vital, y una parte clave del proceso de diseño del sitio web debe ser determinar lo que los usuarios esperan y brindarlo de una manera limpia y organizada.

Un buen sitio web debe comprometerse con el justo equilibrio entre atractivo visual y eficiencia operativa, y siempre debe ser un reflejo de su marca y mensaje. El diseño debe tener en cuenta su industria, la identidad de su empresa y el estilo de sus ubicaciones fuera de línea (si corresponde). Esto asegura que todo funcione en conjunto para una experiencia consistente. Cuando a los clientes se les da todo lo que esperan, se eliminan las “asperezas” y el proceso de venta es mucho más fluido.

Mal Diseño Web 🙁

Los sitios web mal diseñados tienden a priorizar el estilo por encima de la sustancia (mensaje) con animaciones de alto vuelo y otras fanfarrias. Aunque le puedan gustar estas imágenes vivaces, sus usuarios experimentarán velocidades de carga lentas y les resultará difícil acceder a la información. Los diseñadores que crean sitios web de este tipo no han pensado en la navegación ni en el usuario final. La mayoría de sus usuarios no están usando computadoras de escritorio de alta velocidad y de alta calidad, y diseños como éste no funcionarán bien en máquinas o teléfonos inteligentes más antiguos. Lo que significa, pérdidas para su negocio.

De todas maneras en caso de que quiera utilizar un diseño visual atractivo y con muchas animaciones y efectos, hágalo de una manera ordenada y clara, sin alterar el mensaje y generar un alto impacto en el rendimiento.

Es sorprendente cuántos sitios caen presa de un diseño web de baja calidad, y todos hemos pasado por la mala experiencia de navegar página tras página llena de información y aún así sin encontrar respuestas.

Un diseño web de mala calidad, puede ser a nivel usuario muy irritante en el mejor de los casos, pero en el peor puede ser francamente perjudicial para los visitantes que por supuesto: decidirán buscar en otro lugar.

Asegúrese de conocer la diferencia entre un buen y un mal diseño y podrá ofrecer la experiencia que los usuarios desean. Cuando usted le da a los usuarios lo que quieren, esto genera una gran impresión para su negocio.

Gracias por el artículo a: Greg Brailsford, Company 50.